lunes, 18 de enero de 2016

El Dolor al ser Madre

Tuve a mi tercer hijo y tambien mi tercera cesárea. Si, es el tercero, pero después de 5 años. Mi esposo y yo sentimos que empezamos otra vez y nos sentimos algo inseguros y con las mismas dudas de cuando tuvimos al primero. Es normal ¿no?

Estas semanas que he estado descansando, he estado reflexionando sobre el parto, la cesárea y mi cuerpo. Para muchos, la cesárea es un camino fácil para dar a luz, porque no sientes el dolor de parir, que yo imagino como una hermosa experiencia. Lo que no se imaginan es el dolor del post-operatorio.



Para que se lo imaginen les cuento, hace unos días conversaba con mi mama y mi hermano y llegamos a la conclusión de que si pudiéramos hacer una escala de dolor seria la siguiente:

1. Cristo en la Cruz, asi como lo muestra la película la pasión de Cristo de Mel Gibson.
2. La Cesárea, pues tienen que abrir tu piel y tus membranas internas hasta llegar al útero para sacar al bebe
3. Una patada en los testículos, los varones comprenderán.

La verdad es que para este bebe, el dolor ha sido mucho mas intenso que para lo mayores. 
No me levante al día siguiente, cosa que si pude después de la cesárea de Zacarias, me quede tres días en la clínica, mientras que cuando nació Otoniel me quede dos días, porque me sentía bien y tuve que tomar analgésicos fuertes en casa, aunque yo no quería, pues me propuse no alterar la calidad de mi leche y dar de lactar lo mas que pueda antes de volver al trabajo. Es cierto cada hijo es una experiencia diferente. 

Les juro que me hubiera gustado parir a mis hijos, pero no pude. Estaba mas joven, no me había informado y creía que la obstetriz lo sabia todo. Cuando tuve a mi segundo hijo, no dije nada porque me habían advertido que debía esperar al menos cinco años si quería intentar un parto natural y quede embarazada después de apenas un año y medio. Ahora para mi tercer bebe, estoy informada, he leído sobre parto, mis derechos, maternidad, pero no me sentí apoyada y tuve que someterme a la cesárea, consulte varias opiniones y todas coincidían que debía ser una cesárea.

Ahora pienso que mi cuerpo es maravilloso, pues ha soportado ser abierto hasta exponer mis entrañas tres veces. Miro mi panza plana y me pregunto ¿Como he sido capaz de albergar a este pequeñito? Soy consciente de que mi útero creció algo así como de ser del tamaño de una naranja a ser del tamaño de una enorme sandia. ¡Alucinante!

Pero aunque sea dolorosa, estoy convencida que una cesárea también es una muestra de amor, y una que nos deja una visible marca, que llevamos con orgullo.


Cariños

lunes, 4 de enero de 2016

Gracias 2015. Bienvenido 2016.

Mi primera entrada del 2016, siii. Entre el trabajo, el embarazo, la casa y un poquito de preocupaciones no me decidía a continuar escribiendo :(
Pero hoy he decidido continuar.
Primero agradeciendo a Dios por todo lo que paso en mi 2015 y sobre todo por mi nuevo bebé, Joaquin, nació el 26 de Diciembre. Fue un embarazo totalmente distinto y hasta difícil a comparación de mis hijos mayores, pero tenerlo en mis brazos es más que suficiente para mirar hacia adelante segura de que puedo lograrlo. Puedo ser una mejor  mamá y lograr lo que me he propuesto.
Ahora somos cinco. Papá, mamá, Zacarias, Otoniel y Joaquín.
Felices agradecemos por el 2015 y emocionados esperamos todo lo que traerá el 2016. Bendiciones y éxitos para todos.
Cariños
 

Una Mamá que Hornea Template by Ipietoon Cute Blog Design